Pan de arándanos

Que vicio esto de los panes, puedes echarles cualquier cosa, y cuando ya le tienes pillado el punto puedes permitirte hasta improvisar un poco. Al igual que el pan de pasas y nueces, es ideal para comer tostado con un poco de mantequilla, o en rebanaditas con un queso guay o un foie 😛 ( y parecía tonta eh!)

Ingredientes:

350 gr harina de fuerza
150 gr harina de centeno
200 gr agua
150 gr zumo de naranja
150 gr masa madre líquida
120 gr de arándanos secos
1 cucharada de azúcar moreno
1 cucharadita de sal
1 sobre de levadura seca de panadero o 1/2 bloque de la fresca

Lo primero que vamos a hacer es poner los arándanos a remojo en el zumo de naranja al menos media hora antes. Después los pondremos a escurrir reservando el zumo.

En un bol mezclamos los ingredientes secos, harina, azucar moreno, sal, harina de centeno y levadura.

Incórporamos los ingredientes líquidos, la masa madre, el agua y el zumo de naranja, mezclamos con una espátula mientras podamos, a continuación enharinar la  mesa y volcar la masa, amasar y golpear hasta que quede una masa firme y homogénea.

Pulsando en la primera imagen puedes ver el amasado, y en la segunda el «golpeado» El golpeado viene bien en masas que sean pringosas y no consigamos que se despegue bien. Vamos que si se pone tonta tenenemos licencia para desahogarnos jajajaja un día echo abajo la encimera 😉

Ponemos en un bol enharinado y dejamos levar 1 hora tapada en un lugar cálido.

Pasada la hora, volvemos a enharinar la mesa, volcamos la masa y la extendemos un poco, ponemos los arándanos escurridos y vamos plegando la masa, y amasando suavemente para que se integren por toda la masa.

Damos forma y dejamos levar sobre la bandeja de horno, (con un papel vegetal) una hora más o hasta que duplique su tamaño. Si tenemos lo dejamos levar en un baneton. Precalentamos el horno a 220º ( si tenemos piedra de hornear, la metemos en este momento) Una vez caliente, damos unos cortes al pan con un cuchillo afiladisisisisismo, espolvoreamos con harina y metemos la bandeja ( o echamos la hogaza sobre la piedra de hornear) y ponemos unos hielos en la base del horno para que se vayan derritiendo y generando vapor para conseguir una corteza crujiente. Bajamos el horno a 200º y horneamos de 25 a 30′ hasta que al golpear la base del pan suene a hueco. Enfriar sobre una rejilla y a disfrutar!
Buen provecho!!!

 

Deja un comentario

Añadir comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies