Tomate frito casero

Tomate frito casero

Antes de que terminara la temporada de tomate, quería compartir la receta de la salsa de tomate casera, que nada tiene que ver con el que nos tienen acostumbrados en las tiendas. Para ello he utilizado unos estupendos tomates de huerta que me ha hecho llegar Natalia. (muchas gracias guapa, eres un amorín!)
Ésta es una salsa exclusivamente hecha de tomate, aunque está claro que podéis tunearla, añadiéndole cebolla, pimiento verde, o incluso zanahoria.

Vamos a necesitar…

2 kilos de tomates maduros
100 ml de aceite de oliva virgen
20 gr de sal
2 cucharadas de azúcar (dependerá de lo ácidos que estén los tomates)

1234

Empezamos lavando bien los tomates. En una olla ponemos el aceite de oliva y los tomates troceados.

56789

Añadimos la sal, y el azúcar (podéis poner de momento la mitad y el resto al final si pensáis que hace falta) removemos bien para que se mezclen con el aceite. Dejamos que se cocine primero a fuego fuerte hasta que empiece a burbujear, y después bajamos el fuego y dejamos cocinar hasta que los tomates estén blanditos y haya reducido una gran parte del agua. Yo lo dejo aproximadamente una hora, aunque si os parece que la salsa aún está muy liquida podéis dejarlo más, siempre vigilando que no se peguen al fondo. Rectificamos de sal y/o azúcar si fuese necesario.

12111314

Pasado este tiempo, paso un poco la batidora, y después paso los tomates por el pasapuré para evitar que se cuelen las pepitas. Aún con la salsa caliente, embotamos en tarros previamente esterilizados, tapamos y dejamos boca abajo para que se haga el vacío mientras se enfría. Una vez fríos comprobad que las tapas de los botes están hacia dentro para asegurarnos de que se ha hecho el vacío en su interior. Si la salsa está bien caliente, no suele haber problema, pero si tenéis dudas, podéis poner una olla grande con agua caliente y un paño en el fondo y cocerlos unos 20 minutos.

*** Para esterilizar los botes podéis colocar los frascos y las tapas bien limpios en la bandeja del horno a 200º durante 10′. Esperamos a que se enfríen y ya están listos para embotar.
*** Para etiquetar las conservas, utilizo la web jamlabelizer, que dispone de plantillas gratuitas, para descargar.

Ahora ya podéis utilizar vuestra salsa de tomate casero y darle un “plus” a vuestras recetas favoritas  😉

Tomate frito casero