Piruletas de salmón marinado y queso de piña

Estas piruletas son muy fáciles de hacer y quedan super resultonas para una tapa o aperitivo.

Ingredientes:

Pan de molde sin corteza extra grande
Queso de piña
Salmón marinado
Piña en su jugo
Semillas de amapola
Palitos de brocheta

Lo primero que vamos a hacer es deshacer el queso de piña y diluirlo un poco con el zumo de piña de la lata, añadimos unos trozos pequeños de piña y removemos


Extendemos el queso en la plancha de pan de molde. La próxima vez mezclaré el queso de piña con el zumo, pero pondré los trocitos de piña extendidos directamente en el pan para que queden igual distribuidos los trozos en todas las piruletas.

Después vamos colocando las lonchas de salmón hasta cubrir la superficie. Es recomendable que dejéis en uno de los extremos, dos dedos de grosor sin queso ni salmón para poder cerrarlo bien y no se salga.


Para enrollarlo empezáis metiendo uno de los extremos y os ayudáis con las dos manos, y simplemente lo hacéis rodar, dejar “la costura” hacia abajo

envolvéis con film  como si fuera un caramelo  y lo hacéis rodar sobre la mesa. En este punto podéis guardarlo en la nevera hasta el momento que lo vayáis a utilizar, asi se asentará todo un poco. A la hora de prepararlo, lo desenvolvéis y con un cuchillo grande de sierra cortáis lonchas como de un dedo de grosor, las de los extremos podéis cortarlas mas finas y desecharlas, que quedan más feas y de paso para ir catando el resultado :P. Insertáis el palillo de brocheta y espolvoreáis con las semillas de amapola para decorar.