Pastel de cabracho


Otra de las recetitas que Mayte nos regala, y que merece tener un hueco en este blog es el pastel de cabracho. Un pastel de pescado, típico de la cocina asturiana, ideal como entrante untado en tostadas.
Puedes cocer el pastel en un molde alargado e ir cortando las raciones, o utilizar pequeños moldes desechables para hornear y guardar en el congelador lo que no vayas a comer, y así otro día que tengas invitados, bastará sacarlo unas horas antes del congelador y tienes un entrante resuelto 😉

El cabracho es típico encontrarlo en la costa cantábrica, pero si no lo encontráis fresco podéis comprarlo en tiendas de congelados.

Ingredientes:

2 cabrachos limpios de 500 gr cada uno aprox.
400 ml de nata
400 gr de tomate frito
8 palitos de surimi
300 gr de gambas peladas
4 huevos
Sal y pimienta blanca
Un poco de mantequilla y pan rallado para espolvorear los moldes

 

Empezamos cociendo los cabrachos en agua con un poco de sal, unos 5′ en la olla expres o 15′ en la normal. Escurrimos y reservamos para que se enfrien.

Cuando el pescado no queme, lo desmigamos con los dedos y mucha paciencia, retirando todas las espinas. Añadimos el tomate, la nata, las gambas, el surimi y los huevos. Ponemos sal y pimienta y lo batimos. Debe quedar una mezcla espesa. Si lo preferís, podéis batir todos los ingredientes menos el cabracho y añadirlo al final desmigado a mano, para que queden pequeños trozos.

A continuación engrasamos los moldes con mantequilla y espolvoreamos con pan rallado para facilitar el desmoldado del pastel.

Vertemos la mezcla en los moldes y ponemos a cocer en el horno al baño maría cubiertos con papel de aluminio. Dejamos cocer a 180º (calor arriba-abajo y ventilador si se tiene) durante una hora. Para comprobar que está cocido pinchamos con un palillo y debe salir limpio.
Desmoldamos y servimos acompañado de mayonesa o salsa rosa y unas rebanaditas de pan.

Buen provechu!!!