Lacón al Oporto y semillas de mostaza

 

Una receta sencilla donde las haya, consta básicamente de 5 ingredientes , muy muy fácil de hacer, *económica y lo fundamental, deliciosa. Además el Lacón rinde bastante, éste era de los más pequeños (unos 2,5 kg) y hemos comido hasta en tres ocasiones, loncheado calentito, templado como fiambre para bocadillo y hasta metido en un hojaldre con unas cebollas caramelizadas ñam! La única pega es que las **semillas de mostaza tendrás que encargarlas en el herbolario, porque no suele ser habitual encontrarlas, de hecho la receta original es con semillas negras de mostaza, pero yo solo encontré las blancas y el resultado ha sido espectacular. La salsita tiene un sabor muy particular, que me ha encantado, y creo que marida estupendamente con el cerdo, no descarto hacer salsitas similares para acompañar un redondo de aguja asado, un secreto o un solomillo…
El recetón es de mi íntima colaboradora Mayte, nos queda pendiente preparar un día el Lacón en la cabaña en el hornin con su hogaza correspondiente  :mrgreen:

*No hace falta que saquéis el oporto reserva de la familia, podéis encontrar en el supermercado botellas de Oporto por 6-8 euros dependiendo de la marca. El lacón además de ser una pieza jugosa y rica es también muy económica, está salió por unos 9 euros.
**También podéis encargar las semillas de mostaza por internet en Muimio.

 

Ingredientes:

1 Lacón el mío era de unos 2,5 kg y nos rindió como para 7-8 raciones majas
Semillas de mostaza (preferiblemente negras)
1 botella de vino de Oporto
Sal y pimienta
Aceite
Agua

 

Empezaremos encendiendo el horno a unos 200º para ir ganando tiempo, a continuación salpimentamos el lacón y lo untamos con aceite con un pincel o con las manos, después esparcimos las semillas de mostaza por la superficie. Tengo la costumbre de hacer los asados sobre una rejilla y con una bandeja debajo para que escurra los jugos en la salsa pero la pieza no nade en la salsa, en este caso Mayte me recomendó que la próxima vez lo deje en la misma bandeja. También me parece interesante hacerle unos cortes a la grasa en forma de rombos (como los que se hacen al magret de pato) porque luego la grasita se queda supercrujiente y queda mucho más vistoso.

El lacón va a pasarse largo rato en el horno y lo vamos a ir regando con una mezcla de Oporto y agua a partes iguales. Yo utilice unas 3/4 partes de la botella.

Para los asados con piel me gusta hornear los 6-8 primeros minutos a fuego fuerte sin ningún tipo de líquido para que quede bien dorada y crujiente la piel, pasado este tiempo bajamos el fuego a 160-170º y lo horneamos unos 3/4 de hora por kilo de peso, regando a cada rato con la mezcla de vino y agua. Una vez que se nos acabe la mezcla seguiremos dándole de beber con salsa de la bandeja que también tendrá los juguitos de la carne y semillas tostadas que habrán ido despegándose.

Cuando esté listo loncheamos  y servimos con la salsita, ahora bastante trabada y con cuerpo. Os dejo las fotos de las diferentes formas que lo hemos comido.

 

Buen provecho!!!