Ensalada de Ventresca

Una magnífica combinación de sabores, y de texturas, una de mis ensaladas favoritas.

Necesitaremos…

2 Pimientos
2 Cebollas
2 cdas de azúcar
1 lata de ventresca de bonito en conserva
Aceite de oliva
Vinagre de vino
Vinagre de Módena
Ajo
Sal
Reducción de vinagre de Módena

Si queréis ahorrar trabajo, podéis comprar los pimientos asados y la cebolla caramelizada, y simplemente montar el plato, aunque por lo fácil que es, a lo mejor os merece la pena currar un poco más 😛 También es interesante invertir unos euritos en una buena conserva de ventresca, lo notaréis.

Para empezar, pintamos los pimientos con aceite de oliva (podéis usar las manos). Precalentamos el horno con ventilador a unos 200º y metemos los pimientos cuando esten calientes una media hora, a los 15 minutos les dais la vuelta para que se hagan bien.

Vamos cortando la cebolla en aros muy finos y ponemos una sarten con aceite a calentar, cuando esté listo añadimos la cebolla, hasta que coja temperatura lo dejamos a fuego fuerte, a los 2-3 minutos bajamos el fuego a la mitad  o menos y dejamos que la cebolla se vaya confitando muy despacio y sin quemarse.


Cuando la cebolla se ha reducido bastante, echamos el azúcar y el vinagre de Módena (este ultimo paso del vinagre no es obligatorio, pero me gusta el sabor y el color que le da a la cebolla).

Cuando se haya evaporado el vinagre, apagamos y reservamos

Cuando los pimientos se hayan enfriado, los peláis y cortáis en tiras.

A continuación preparamos el aliño de los pimientos, machacando un poco de ajo con sal en el mortero (a gusto, pero con uno suele ser suficiente), añadis aceite de oliva y vinagre de vino. Echais el aliño a los pimientos.

Ya solo queda montar el plato. Una capa de pimientos asados, otra capa de cebolla caramelizada y por ultimo la ventresca. Decorar con unos hilos de reducción de Módena.

Bon appétit!!!