Yogur helado de cereza

Hoy os traigo la segunda colaboración con supermercados AhorraMás. Se trata de un delicioso yogur helado de cerezas, rico, refrescante y además mucho más saludable que los comerciales ya que no contiene azúcares añadidos y sólo utilizaremos dátiles medjoul para aportarle dulzor. La receta lleva 4 ingredientes y podréis encontrarlos todos en AhorraMás. Porque lo bueno, empieza aquí. 😉

La base del helado la haremos con yogur griego y queso mascarpone, y para que quede más cremoso y no cristalice, haremos una mermelada de cerezas sin azúcar.

vamos a necesitar para unas 10 porciones…

500 gr de yogur griego natural
250 gr de queso mascarpone
500 gr de cerezas maduras
4 dátiles medjoul (son grandes carnosos y no llevan glaseado)

Preparación:

1. Empezamos lavando en agua fría las cerezas. Una vez escurridas con la ayuda de un cuchillo las vamos deshuesando. Para ello, si no dispones de un deshuesador, las cortaremos a la mitad y girando cada mitad hacia un lado como si abriesemos un bote. Se despegará una de las mitades del hueso y para sacarlo de la otra mitad nos bastará con meter la punta del cuchillo.

2. Una vez deshuesadas las cerezas, las ponemos en la picadora o procesador de alimentos junto con los dátiles deshuesados. Picamos muy bien y ponemos la mezcla en un cazo con tapa. (ojo! que salpica!) Cocinamos 10-15 minutos a fuego suave. Una vez pasado el tiempo retiramos del fuego, pasamos por un colador o pasapurés  y dejamos enfriar. (no es obligatorio pero quedará una textura final más suave).

3. En un bol grande ponemos el yogur y el queso mascarpone. Removemos bien y añadimos unas 3/4 partes de la mermelada de cerezas (reservaremos 1/4, para cuando mantequemos el helado y para la decoración). Seguimos removiendo hasta que la crema tenga un color uniforme.

4. Pasamos la mezcla del helado a un recipiente y lo cubrimos con film de cocina. Es importante que el film esté en contacto con la superficie del helado, para evitar la formación de cristales de hielo. LLevamos al congelador.

5. Para el mantecado del helado, pasados 30-40 minutos sacamos del congelador y lo removemos o podemos pasarle la batidora. Esto ayudará a que no se formen cristales de hielo y el helado quede mucho más cremoso.  Volvemos a taparlo con film y lo metemos al congelador. Repetimos la operación un par de veces más, o hasta que el helado esté casi congelado. En ese momento después de removerlo le agregaremos la mermelada que habíamos reservado y removeremos dejando vetas de mermelada. Tapamos con film y dejamos en el congelador hasta su consumo.

6. En el caso de que dispongáis de una heladera, os recomiendo que la mezcla esté bien fría antes de ponerla en  el vaso helador. Y cuando acabe el ciclo y antes de meterlo al congelador agreguéis la mermelada.

Cuando vayamos a tomarlo es aconsejable sacarlo del congelador unos 15 minutos antes. Lo servimos con un chorrito de mermelada y a disfrutar. 😉

Podéis ver también el video con la receta paso a paso. Espero que os guste.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una vez más, gracias a Ahorramás por confiar en mi para ésta camapaña y patrocinar éste post.