Tarta de queso

Esta receta de tarta de queso al horno, es la favorita de mi chico, las primeras veces que la hagas puede que no quedes muy contento con el aspecto que tiene ya que tiende a inflarse un montón y luego cae en picado, además si te descuidas un poco y no la tapas a mitad de la cocción puede que te quede demasiado oscura, pero incluso en el peor de los casos, por muy fea que salga, siempre está exquisita!!!

Ingredientes:

250 gr de queso fresco
1 tarrina queso crema (si tienes mascarpone, mejor)
1 bote pequeño de leche condensada o medio de los grandes.
4 huevos
1 paquete de galletas
50 gr de mantequilla

En una picadora o con un rodillo picamos trituramos las galletas para la base. Mezclamos con la mantequilla derretida hasta formar una especie de arena húmeda.

En un molde desmontable, forramos las base con papel de horno y untamos muy bien con mantequilla las paredes. Volcamos y extendemos la mezcla de las galletas trituradas cubriendo todo el fondo.

En un bol, ponemos el queso fresco, el de untar y las yemas. Pasamos la batidora. añadimos la leche condensada y removemos hasta que quede bien integrada.


En otro bol montamos las claras a punto de nieve, teniendo en cuenta un par de cosillas es realmente sencillo de hacer. Utilizaremos un bol escrupulosamente limpio, al separar las claras de las yemas tendremos mucho cuidado si la yema se rompe, no dejar restos en las claras o dificultará el montado. Por último necesitaremos, y para mi si que es imprescindible, una varilla. El resto dependerá de nuestro brazo, batiremos como  los huevos para una tortilla,batiendo de abajo a arriba, metiendo aire a la mezcla, en unos minutos estará listo, para comprobarlo le damos la vuelta al recipiente y las claras no deben caerse. (cuidadin os podéis quedar sin claras!)

Luego, en dos o tres tandas incorporaremos las claras a la mezcla de quesos y huevo, con movimientos envolventes para que las claras no se bajen.

Volcamos la mezcla sobre el molde y metemos en el horno precalentado a 180º con ventilador y calor abajo unos 25-30′
Pasado este tiempo dejamos solo la función ventilador y taparemos la tarta con un papel aluminio  para que no se queme. Cocemos otra media hora/ 40 mins a 160º. Os recomiendo que cuando acabe apaguéis el horno y dejeis la tarta dentro con la puerta entre abierta para que el cambio de temperatura no sea muy brusco.

el papel de aluminio lo he untado con mantequilla para que no se pegue a la tarta, a veces al despegar te llevas la “tapa” de la tarta.Es una tarta que se infla muchísimo, y luego baja. El aspecto no es espectacular pero tiene un sabor muy rico y es muy esponjosa parece una nube. Podéis acompañarla de mermelada o de chocolate, pero sola esta deliciosa.
Bon appétit!!!