Mousse de chocolate negro

Ésta mousse tiene un intenso sabor a chocolate negro que se acentúa con las escamas de sal y contrasta con el sabor de las perlas de aceite de oliva virgen extra que la coronan. Si te gusta el chocolate un poco más suave, puedes utilizar otro chocolate con un porcentaje de cacao menor, y sustituir el agua por leche, quedará más suave y apta para todos los públicos 😆 . Si no te convence echarle sal y aceite, puedes poner los topping que más  te gusten; frambuesas, naranja confitada, plátano, frutos secos… el chocolate es lo que tiene, que queda bien con un montón de cosas. 😉

Ingredientes (4p)

130 gramos de chocolate negro 81% cacao
100 ml de agua caliente
2 hojas de gelatina neutra
4 claras de huevo
2 yemas de huevo
Sal en escamas (opcional)
Nibs de cacao (semillas de cacao tostadas)
Perlas de aceite de oliva (opcional)

Empezaremos troceando el chocolate y fundiéndolo al baño maría.

Por otro lado montamos las claras a punto de nieve y reservamos.

Mezclaremos las hojas de gelatina (previamente hidratadas en agua fría) con los 100ml de agua caliente y una vez fundido el chocolate, se lo añadimos sin parar de remover, a continuación las yemas de huevo y seguimos removiendo hasta conseguir una crema suave y homogenea.

Para acabar añadimos las claras a punto de nieve a la mezcla de chocolate en dos o tres tandas con movimientos envolventes. Vertemos la mousse en copas o vasitos y dejamos reposar en la nevera al menos un par de horas.
En el momento de servir he añadido las lascas de sal, los nibs de cacao y las perlas de aceite de oliva virgen extra. ¡Todo un desfile de texturas!

¡Espero que lo disfrutéis!