Guinness Cake


Otro clásico de la repostería blogeriana es esta tarta, la había visto ya en varios blogs y tenía ganas de probarla. Es algo diferente, el regusto que te deja en la boca es especial, y la textura es muy esponjosa y contrasta con el frosting (cobertura 😛 ) que es bastante cremoso, para mi gusto, me supo demasiado a cerveza y me hubiera gustado con más sabor a chocolate, no descarto añadirle una tableta ademas del cacao a la receta para la próxima.El frosting también creo que lo modificaré y le echaré menos cantidad de nata para que tenga mas cuerpo.

Ingredientes para el bizcocho:

250ml de cerveza negra
250gr de mantequilla
250gr de harina
400gr de azúcar
75gr de cacao puro sin azúcar
1cdta azúcar avainillado
2,5cdtas bicarbonato sódico
140ml de nata 35% M.G.
2 huevos

Ingredientes para el frosting (cobertura) de queso:

200gr de queso fresco (que no sea light ya que el frosting no queda con suficiente cuerpo)
240ml de nata 35% M.G.
100gr azúcar glasé (con azúcar blanquilla la textura será menos delicada al paladar)
1cdta de azúcar avainillado

En un cazo calentamos la cerveza junto con la mantequilla hasta que se derrita, reservar y dejar que se enfríe.
Precalentamos el horno a 180º

Forrar un molde desmoldable con papel de hornear, engrasarlo con mantequilla por la base y las paredes y espolvorear con harina. Reservar.
En un bol ponemos los ingredientes secos; harina, cacao en polvo, bicarbonato, azúcar avainillado (previamente tamizados o pasados por un colador para que no se formen grumos) y por último el azúcar.

Por otro lado batimos los huevos y le incorporamos la nata. A continuación añadimos la mezcla fría de cerveza y mantequilla.

Finalmente juntamos los ingredientes secos y líquidos hasta conseguir una mezcla homogénea. Verter en el molde que habíamos preparado y hornear en función ventilador 50’ a 180º. Cuando el bizcocho está horneado podéis meter un palillo en el bizcocho y comprobar que está bien cocido si sale limpio.

Esperar a que el bizcocho enfríe para desmoldar. Para que quede bonito le daremos la vuelta como si fuera una tortilla quedando la parte mas lisa hacia arriba.

Para preparar el frosting (cobertura) batiremos el queso con el azúcar glasé y el azúcar vainillado. En un cuenco (a ser posible metálico) vertemos la nata (que habremos guardado en la nevera o incluso en el congelador un rato antes, para que sea mas fácil montarla) y con unas varillas o la batidora la montaremos.

A la mezcla de queso y azúcar le vamos a ir añadiendo poco a poco y de forma envolvente la nata para evitar que se baje. Con una cuchara o espátula vamos añadiendo el frosting a la tarta dejando que caiga un poco por los lados para que quede más bonita.

Bon appétit !!!