Dulce de membrillo

Aprovechando que es temporada de membrillos mi tío Victor me ha hecho llegar casi 3 kilazos, he indagado en internet distintas recetas de membrillo, unas con más azucar, otras con menos, unas con limón otras sin limón, unos cuecen y pesan, otros pesan en crudo y luego cuecen… Total, que he hecho lo que me ha dado la gana y estoy satisfecha con el resultado.


Hasta que preparé el dulce de membrillo, tuve los membrillos en una bandeja perfumando el salón. Tienen un olor muy agradable a fruta, y hay gente que los utiliza como ambientador natural para la ropa metiéndolos en los cajones o armarios.

Membrillo

Lo que si tenían en común todas las recetas que leí era la pulcritud a la hora de limpiar los mebrillos. Tienen una pelusilla sobre la piel que hay que frtotar con un cepillo o estropajo.
He preparado este dulce de membrillo “tricolor”  y he cogido un molde de silicona para darle una forma molona, pero ha quedado bastante agrietadillo, los que puse sobre los tupers quedaron bien, y sobre capsulas de magdalenas de silicona más o menos también. Es fundamental untarlos con un poco de aceite suave.
Como me salía mucha cantidad, separé una parte antes de terminar de cocer el resto, para tener un membrillo más cremoso, en vista a futuras recetas untables. El resto lo deje cocer hasta que espesó, dividí la masa en partes; una la teñí de rojo y otra de verde  y la otra la dejé con su color natural para preparar otras recetas.

Ingredientes:

2.5 kg membrillos
2 kg de azúcar
1 limón sin piel y ni parte blanca
Colorante rojo y verde (opcional)

Lo primero será limpiar los membrillos con agua y un cepillo hasta retirar la pelusilla.

Una vez limpios, los cortamos en trozos con un cuchillo grande, luego para descorazonarlos utilizamos un cuchillo más pequeño, ésta es la tarea más cansina del percal, por que los membrillos están bastante duro y la zona del corazón se retira mal, hay riesgo real de rebanarse los dedos!
Hay algunos que pueden parecer perfectos por fuera y por dentro estar picados, retirando lo negro podéis utilizarlos.
Los membrillos enseguida se oxidan, el limón tampoco es que haga milagros con tanta cantidad, y entre el rato que echas para ir cortándolos al final se quedan marroncillos, pero no pasa nada, cuando se cueza se pondrá marrón del todo.
Cuando tuve los membrillos limpios y antes de cocer los pesé y calculé 1 kg de azúcar por cada 1,25 kg  de membrillo. Muchas recetas utilizaban la misma cantidad, pero me pareció que quedaría muy dulce y las recetas que vi con menos cantidad también quedaban bastante bien.

Pelamos un limón y lo cortamos en gajos

Ponemos a cocer los membrillos con el limón hasta que se pongan blandos, pasamos la batidora a para hacer un puré de membrillos.

Añadimos el azúcar y dejamos cocer una hora a fuego medio, removemos de vez en cuando para que no se pegue. Mucho cuidado con las salpicaduras porque quema o más.

Cuando la mezcla se oscurezca, y al apoyar una cuchara de palo se mantenga de pie sabremos que está listo.

Si queréis con colorante rojo y verde teñís parte del dulce de membrillo y lo ponéis por capas en los moldes, para que quede con un color más chulo. Sino, ponéis sobre unos moldes untados en aceite para que se más fácil desmoldar.

Dejar enfriar para que se solidifique, y a comer!
Con la cantidad de membrillo que tengo no descartéis futuras y abundantes recetas membrilleras.

Bon appétit!!!