Croquetas de chocolate

 

En el #diadelacroqueta rindo mi pequeño homenaje con estas croquetas de chocolate. La receta ha sido un poco improvisada sobre la marcha, pero creo que han gustado 😉

Se hacen como unas croquetas saladas, se prepara una bechamel de chocolate, y se pueden poner tropezones de chocolate, frutos secos, cachitos de bizcocho… mmmm!
Al hacer la receta sobre la marcha cuando fui a “liar” las croques, la masa estaba demasiado blandita, pero no problem, lo solucioné poniéndole a la mezcla más chocolate! y dejando enfriar en la nevera un rato. Le dió bastante cuerpo y mucho más sabor 😛 En la receta ya os lo dejo corregido y os pongo la cantidad de chocolate total, que yo añadí en dos partes, para que os evitéis el percance. A disfrutar!

Ingredientes:

Para la bechamel de chocolate
200 ml de nata
200 ml de leche
50 gr de mantequilla
25 gr de almidón de maíz (maizena)
25 gr de cacao en polvo
25 gr de azúcar glass (puede ser de la normal)
125 gr de chocolate en gotas o en tableta
Ralladura de naranja (opcional)

Para el rebozado:
1 huevo
Galletas

Aceite de girasol para freirlas
Chocolate blanco para decorarlas

 

Empezamos fundiendo la mantequilla en un cazo y agregandole la maizena, removemos con una varilla y disolvemos,

añadimos el azúcar glass disolvemos y añadimos la nata y la leche, removemos, cuando empiece a burbujear añadimos el cacao, removemos bien hasta que se disuelva y seguimos removiendo hasta que espese.

Una vez haya espesado, pasamos por un colador por si quedan grumos ,y le añadimos la ralladura de naranja, y los 125 gr de chocolate, dejamos enfriar la masa en la nevera tapada con un film.

Cuando la masa este cuajada liamos las croquetas ayudándonos de unas cucharillas, rebozamos pasándolas por huevo y por galleta molida.

Ponemos una sartén el aceite a calentar y freímos las croquetas, escurrimos bien el aceite y las ponemos en papel absorbente.  Una vez escurridas fundir un poco de chocolate blanco y ponerle unos hilos para decorar.
En las recetas que leí por internet recomendaban comerlas frías porque se hacían menos pesadas, y también es más cómodo tenerlas ya listas y no ponerte a freir nada para el postre. Pero aunque solo sea por la ciencia, nosotros catamos una en caliente y ñam ñam, que ricas con el chocolate chorreteando… pero bueno, para el momento oficial de la cata, ya las tenía hechas y decoradas y les di un “toque”  de segundos en el micro y solucionado!

 

Feliz día de la croqueta!

Etiquetas: ,