Bizcocho de zanahoria

O Carrot Cake que queda como más cool. Aunque no suene a bizcocho apetecible, esta muy bueno, hasta los más petardos comiendo lo disfrutan 😛
Es una receta muy sencilla, la zanahoria va muy picada y al cocer el bizcocho ni se aprecia. El zumo de naranja le da un puntin, tanto de color como de sabor. Perdonadme una vez más he olvidado hacer foto del corte, jajajaj las ansias del momento… pero seguro que hago otro pronto.

Ingredientes:

250 gr de zanahorias (ya peladas)
200 gr de harina
200 gr de azúcar
1 yogur
3 huevos
125 cc de aceite de girasol
El zumo de dos naranjas
1 sobre de levadura
mantequilla para untar el molde

 

Lo primero que vamos a hacer es triturar / rallar las zanahorias.

En un bol batiremos las yemas de huevo con el azucar hasta blanquear.

Añadimos el zumo de naranja, el yogur y el aceite, seguimos removiendo.

Por otro lado mezclamos la harina con la levadura y la añadimos en tandas a la mezcla anterior con un colador o tamiz para que no queden grumos.

Añadimos la zanahoria rallada y removemos.

Montamos las claras a punto de nieve

Y vamos integrando en tandas las claras a la mezcla anterior con movimientos envolventes para que no se bajen. Vertemos la mezcla en un molde desmontable previamente untado en mantequilla y con un papel vegetal forrando la base, y cocemos en el horno unos 45′ a 180º. Pasado este tiempo, comprobamos metiendo un palillo en el bizcocho que esté cocido.

Lo sacamos del horno, desmoldamos y colocamos sobre una rejilla para que se enfrie.

Para decorarlo, le damos la vuelta (que siempre queda plano y bonito :P) y podemos espolvorearlo con azucar glass y rallarle naranja, lima y limón… o podemos usar el frosting de queso de la tarta guinness o una cobertura de chocolate… lo que queráis!