Cómo hacer masa de pizza

Que ganas tenía de subir una receta de pizza!!! La verdad es que no hay nada más bueno que una pizza casera, poco tiene que ver con las que nos venden. Aquí os dejo mis truquillos…

Lo fundamental para una buena pizza es su masa, ya sea fina, o gruesa, el hecho de hacerla en casa le da muchos puntos y nos abre un mundo de posibilidades. Podéis usar harina blanca en su totalidad, o mezclarla con harina integral, con sémola de trigo o un poco de harina de escanda para darle un toque rustiquete 😛 si queréis podéis echar un poco de ajo majado en la masa, o unas hierbas provenzales, pimienta, pipas, tomates secos picaditos… También es fundamental cocer la masa bien, mil veces me pasaba que la masa quedaba blanda, no conseguía que crujiera, se quedaba medio cruda. Corrigiendo un par de cosillas conseguí solucionarlo;
1.  Para que la masa no se quede blandengue me gusta utilizar el tomate concentrado, porque al no tener apenas agua, no humedece la masa.
2. Poner un poco de sémola de trigo en la masa, hará que quede mucho más crujiente, y le da un bonito color y sabor.
3. Cocer la pizza en un horno de piedra.

Ahora es cuando la gente cierra la pagina y se va… es broma, viendo un capítulo de Jamie Oliver sobre la pizza, comentaba que para simular un horno de piedra en casa, él se había hecho con una plancha de piedra del tamaño de su bandeja del horno, y la ponía a precalentar un rato antes de meter la pizza, de manera que la piedra se calienta muchísimo y al cocer la pizza (o el pan) simula un horno de piedra. Jamie creo recordar que aconsejaba ir a una tienda de lápidas a por la lámina de piedra. A mi me dió mal rollo jajajaja. Actualmente se pueden comprar piedras para hornear, pero reconozco que su elevado precio echan un poco para atrás, pero como la idea me convencía muchísimo seguí buscando por internet…. y bingo! Leí en un foro, que la gente compraba 5 o 6 ladrillos refractarios en una tienda de material de construcción,así que yo me fui al Leroy y por el módico precio de unos 70 céntimos cada uno, ya tenía piedras para hornear.


Y me convenció tanto para cocer la pizza como para el pan, al abrir la puerta del horno pierdes la temperatura a la que lo has precalentado (de ahí que siempre precaliente a más temperatura de la que voy a utilizar, para intentar compensar un poco el cambio) sin embargo, con la piedra esto no te pasa, porque como está super caliente la masa empieza a cocinarse desde el minuto 1. Bien es verdad que los ladrillos de este calibre tardan en calentar, y el gasto de luz que se hace para calentarla bien, aumenta. Poco después Azu me regaló una que tenía ella que no utilizaba y es la que uso siempre porque es muy delgadita y se caliente en cero coma. Pero bueno, por lo que cuestan los ladrillos y a menos que estéis todos los días o casi todos con el horno encendido os puede valer.

Existen en el mercado harinas especiales para pizza, que llevan ya la levadura incorporada y hay que añadirle aceite sal y agua, es una opción si no encontráis la harina de fuerza o la levadura de panadero.

También se puede mezclar el concentrado de tomate con salsa barbacoa, carbonara o una bechamel espesa u otra salsa que os guste.

Igual de importante que la masa es el relleno, aunque aquí ya es cuestión de gustos, además de los ingredientes típicos, me gusta echar un poco de puerro en rodajitas a mi me lo enseñó Ceci, queda crujientito y le da un sabor altamente recomendable (la gente pone cara rara cuando se lo digo y luego babean cuando se la comen). Orégano, pero no del frasco del super, sino del que te traen del pueblo 😛 anda que no se nota! también soy muy fan de utilizar queso de cabra, setas, picadillo, cabrales, calabacín, maíz, espárragos trigueros…. Ahhhh y la mozzarella de la fresca!!!!

Ingredientes para la masa de pizza:

300 gr de harina de fuerza ( o la combinación de harinas que os guste)
75 gr de sémola de trigo duro (buscad en la sección de pastas)
200 gr de agua tibia
10 gr de sal (o una cucharadita pequeña)
1 cucharadita de azúcar
10 gr de levadura fresca de panadero o 1 cucharadita de levadura seca ( a mi me gusta ponerle menos cantidad porque me gusta más bien fina y crujiente)
1 chorrito de aceite de oliva

En un bol ponemos la harina, la sémola, la sal y el aceite de oliva.


Por otro lado en el agua templada diluimos la cucharada de azúcar y desleímos la levadura y removemos.

Vamos formando un volcán con la harina y echamos el agua en el centro vamos removiendo hasta que la masa sea difícil de manejar con la espátula

Enharinamos la encimera limpia y echamos la masa.

Pincha en estas fotos para ver el amasado!

Empezamos a amasar!! No enloquezcáis echando mucha harina para que se despegue o quedará dura, solo prestarle unos minutos de atención, entre magreo y magreo se irá despegando sola de la mesa.

Cuando la tengáis lista, hacerla una bola y dejarla reposar tapada y en un lugar cálido hasta que doble de tamaño.

Cuando haya crecido, la volcamos nuevamente sobre la encimera enharinada y estiramos

Pincha en esta foto para ver el estirado!

jajaja aquí cada uno se apaña como puede, manos, rodillos, un vaso de tubo, o al vuelo como los maestros pizzeros 😛

Si os cuesta mucho estirarla  podéis poner la masa entre dos papeles de horno del tamaño de la bandeja y estirar con el rodillo, no se pega nada y luego el de encima se quita fácilmente.

Ahora ya solo nos quedará extender el concentrado de tomate y poner los ingredientes, yo suelo poner la mozzarella al final del todo para que al fundirse “agarre” los ingredientes y no se caigan. Si os gusta la masa esponjosa, dejar la pizza reposar otros 20-30 minutos antes de meter al horno para que la masa crezca, si no, podéis meterla en el horno previamente precalentado a 200º unos 15-20 minutos. Si no tenéis piedra poner el horno con ventilador y calor abajo, para que se cueza bien la masa.

Pizza de setas con picadillo

Pizza de bacon, espárragos y queso de cabra

Pizza con calabacín, queso de cabra y bacon.