Cómo montar claras a punto de nieve

Montar claras a punto de nieve es una técnica culinaria muy extendida y que va a dar un resultado espectacular allí donde la utilicemos. De obligado uso en merengues, bizcochos, tartas, mousses o souffles, para aligerar las masas dándoles esponjosidad. No es mas que la clara de huevo muy muy batida con muchísimo aire en su interior. Al batir enérgicamente se forma una espuma consistente de aspecto similar a la nieve.

El secreto es:
1. Utilizar un bol escrupulosamente limpio,
2. Al separar las claras de las yemas tendremos mucho cuidado si la yema se rompe, de no dejar restos en las claras o dificultará el montado.
3.Imprescindible, una varilla.

El resto dependerá de nuestro brazo, batiremos como  los huevos para una tortilla,batiendo de abajo a arriba, metiendo aire a la mezcla, en unos minutos estará listo, para comprobarlo le damos la vuelta al recipiente y las claras no deben caerse. (cuidadin os podéis quedar sin claras!)
Cuando las vayamos a utilizar debemos tratarlas con mimo, y mezclarlas poco a poco con las otras preparaciones que tengamos, ya que suelen ser texturas muy densas en comparación con las claras. Haremos la mezcla en dos o tres veces para evitar que se pierda el aire contenido en las claras.


Aquí os dejo algunas aplicaciones, magdalenas de claras, souflé, sorbete de limón, tarta de queso, mousse de nocilla y rosca de Chano.

 

Etiquetas: , ,